sábado, 11 de octubre de 2008

En el post anterior se destaco un comentario, una persona (Ale) se tomó el tiempo de hacer una reflexión profunda, así que se continúa el tema con el siguiente relato:

Así es mis amigos, aunque parezca mentira y casi novelesco el ser humano, desde épocas remotas, ha sido siempre blanco en una especie de protesta por parte de estas aves tan criticadas. ¿Por qué digo protesta? Tratemos por unos minutos ponernos en la pequeña mente de una paloma, un ave tan insignificante, molesta y hasta fea, portadora de enfermedades y de un apetito de nunca acabar. Siempre molestada por perros y niños que toman como juego interrumpir su cotidiana vida de paloma. Muchos hasta las catalogan de epidemias y hasta de roedores con alas.

Los llevo unos minutos a tener otras creencias, digamos que el ser humano luego de su vida como tal reencarna en un animal (como en muchas religiones se cree) y reencarnamos en un ave como por ejemplo una paloma. Estamos en una plaza, con un montón de “amigos” peleándonos para ver quien agarra esa miguita que se le cae al flaquito que esta disfrutando de su completo de milanesa, moviendo nuestras cabezas de atrás hacia delante constantemente y vigilando si nadie venga a quitarnos ese pedazo de miga, cuando de pronto vemos una criatura que sonrientemente viene a querer agarrarnos… logrando que abandonemos nuestro objetivo y alargando la posibilidad de obtener algo de alimento… en nuestra huida voladora vamos sobrevolando la plaza hasta que por allí abajo logramos visualizar a un “conocido” que aun sigue en su otra vida, ese conocido que tantas veces quisimos re cagarlo a puteadas, ese que siempre nos hizo la vida imposible y que se cago en nosotros… y si, lo vemos muy canchero caminado por la plaza, luciendo su camisa de seda importada… tomamos carrera o simplemente nos ubicamos en alguna ramita estratégica de un árbol cercano, sacamos un calculo rápido del viento y altura, apuntamos y con un poco de fuerza logramos plasmar nuestra venganza justo en el hombro de esta persona y su camisa de seda, satisfechos emitimos un sonido de nuestro nuevo dialecto animal (gu, gu, gurú) grito de victoria entre palomas, mientras vemos como entre dientes se logra escuchar una linda puteada mientras que nos buscan rabiosos por los cielos.

Así que mis amigos, volviendo a la realidad, es hora de que sepamos que si nos caga una paloma puede ser que sin saberlo, en algún momento de nuestras vidas hayamos tenido el placer de conocer a ese pequeño animal en su forma humana. Creencias y mitos urbanos que seguirán escuchándose en algunas plazas de nuestra querida ciudad (Guille ayudaría mucho la musiquita de X Files “tu ru ru ru ruuuu ru ru”).

En relación al post: http://elsector8.blogspot.com/2008/10/te-cagaron-o-sers-cagado.html

1 Comment:

  1. Herr direkktorr said...
    A ustedes señores le hace falta esta plaza,como la que hay en alta gracia,cba.

    http://www.flickr.com/photos/28069316@N02/3113335808/

    http://es.youtube.com/watch?v=w64K9Zvd5wo

Post a Comment